General

Otitis Externa en Mamíferos Pequeños

Otitis Externa en Mamíferos Pequeños

La infección del oído, también conocida como otitis externa, es una afección caracterizada por la inflamación de los componentes del tejido blando del canal auditivo externo. Este tipo de infección no es común en mamíferos pequeños, pero afecta a un número significativo de hurones y conejos.

Varios factores pueden predisponer a su mascota a infecciones del oído, incluida la conformación anormal del oído (orejas caídas), agua o cabello en los oídos, alergias, traumatismos, tumores, material extraño en los oídos, parásitos u otras enfermedades generalizadas de la piel.

La infección de los oídos puede deberse a hongos, bacterias o parásitos. Las pruebas de laboratorio ayudarán a determinar cuál de estas es la causa en su mascota. En hurones y conejos, la causa más común de infecciones del oído son los ácaros del oído.

De qué mirar

  • Rascarse o frotarse las orejas
  • Sacudiendo la cabeza
  • Un olor anormal o secreción del oído.
  • Dolor cuando manipulas el oído

    Diagnóstico

    Se necesitan pruebas de diagnóstico para reconocer la otitis externa y excluir otras enfermedades. Las pruebas pueden incluir:

  • Historial médico completo y examen físico (con especial atención a los oídos y la piel)
  • Citología (que implica tomar una muestra de la secreción del oído o cualquier masa y examinarla bajo un microscopio)

    Algunas mascotas pueden requerir pruebas de diagnóstico adicionales para determinar la causa subyacente de las anomalías. Las mascotas con infecciones recurrentes del oído, las que responden mal al tratamiento, las mascotas con anormalidades cutáneas generalizadas o aquellas con otros problemas de salud pueden necesitar pruebas de diagnóstico adicionales.

    Las pruebas pueden incluir:

  • Cultura y sensibilidad. Utilizado para infecciones bacterianas, este procedimiento consiste en tomar una muestra de la secreción del oído y enviarla a un laboratorio para identificar las bacterias específicas presentes. Las bacterias se exponen a múltiples muestras de antibióticos para determinar qué las matará de manera más efectiva.
  • Radiografías Se pueden usar rayos X para determinar la salud del canal auditivo y los huesos y se pueden usar para evaluar el grado de afectación.
  • Análisis de sangre. Se puede completar el conteo sanguíneo completo (CBC) y el perfil bioquímico para verificar los factores que pueden contribuir a la infección y determinar si hay una enfermedad concurrente.

    Tratamiento

  • Limpia la oreja. El tratamiento inicial de una infección del oído incluye la limpieza del oído. Esto se puede lograr mediante soluciones que coloque en el oído de su mascota en casa o haciendo que su veterinario limpie las orejas. Las infecciones moderadas a severas pueden requerir sedación y enrojecimiento en el hospital.
  • Medicación tópica. Después de una limpieza a fondo, generalmente se prescribe una terapia tópica. Este medicamento se coloca en el oído de su mascota una o dos veces al día, dependiendo de la causa de la infección. Es extremadamente importante seguir cuidadosamente las instrucciones de su veterinario.
  • Medicamento inyectable Para infestaciones severas de ácaros del oído, se pueden usar medicamentos inyectables, como ivermectina. La terapia con antibióticos puede estar indicada en casos de infección bacteriana grave o ulceración. La terapia antimicótica está indicada solo en casos de infecciones por levaduras graves o recurrentes.

    Cuidado y prevención en el hogar

    Asegúrese de que su veterinario le muestre cómo colocar el medicamento en los oídos de su mascota. Asegúrese de que las orejas estén limpias antes de aplicar el medicamento, pero no use hisopos de algodón en el oído; Estos pueden empujar la infección y / o descargar más profundamente en el canal auditivo.

    Verifique las orejas de su mascota al primer signo de rascarse, sacudirse la cabeza, dolor, hinchazón, olor o secreción.